Adiós al RESTAURANTE LOUIS 1856 (Barcelona)


Cuando me entere que el restaurante Louis 1856 cerraba quise pegarme un último homenaje en este gran restaurante antes de que echen su cierre esta semana, no os explicare los motivos de su cierre solo os diré que Barcelona se queda sin un gran restaurante, el concepto es chulísimo y el servicio de sala único donde se había recuperado todo el protagonismo en la misma, de haber tenido más tiempo sin duda seria referencia en todas las guías pero es que además es de esos escasos sitios capaz de contentar tanto a los turistas como a los locales, aparte del servicio el local es muy guapo y la cocina ideada con criterio y muy apropiadamente por Jordi Vilá, aunque dicen que lo volverán a reabrir pero con otro concepto no creo que sea algo ni tan ambicioso ni tan único o quizás si, quien sabe, lo que está claro es que los que no hayáis ido os habéis perdido algo que dudo mucho encontréis en ningún otro lugar pero por lo menos os podréis hacer una idea de lo que era este gran restaurante con el siguiente post

La entrada que dejaba toda la acera naranja y con sus patas de cerdo doradas colgadas

 El gougère es como un profiterol pero relleno con crema de queso gruyere

Seguimos con la coca con nueces de macadàmia y polvo de cebolla

acompañado por un bol de berenjena escalibada con mostaza que se tenía que poner encima y que estaba genial el conjunto


La galantina de pollo de escudella, crema de colmenillas secas y ensalada


El salmón ahumado en casa, crema de raifort, coca de pan dulce y encurtidos en este caso era pepino que ellos mismos encurten


Delicadeza visual, gustativa y en la elaboración por parte de la camarera del tartar de vieira, langostino y pescado de escama, para refrescar venía con una ensalada de manzana, crema fresca y aguacate


Ensalada verde de hojas y hierbas frescas, crudités de verduras y bonito confitado de la casa, solo me falto algo más de cantidad de bonito ya que creo que el servido para la cantidad de ensalada se queda corto, la ensalada la riegan con una crema de ajoblanco que le sienta genial, la verdad es que yo que no soy de ensaladas me gusto


Volví a pedir los agnolotti pero en esta ocasión eran de rabo de buey, venía con queso parmesano, crema de ricotta y su consomé servido en taza de te

La fina pizza crujiente de patata al horno con rodaballo a la donostiarra, vieira y langostino fue un platazo, cocción del pescado, viera y langostino perfectas, la base de patata fina, crujiente estaba muy pero que muy bueno

Entonces nos presentan esta maravilla delante de nuestros ojos

Nos sirven en la mesa unas patatas vont bent cocidas con aceite de chorizo

Y una cazuelita de apionabo con rebozuelos 

Entonces la camarera empieza a romper un bloque de sal de donde de dentro saca un trozo de foie cocinado a la sal y envuelto en unas algas que limpia

Luego empieza a cortar la carne y el foie en medallones para servirla


el resultado es este platazo, chateaubriand de vaca vieja con foie a la sal, salsa périgueux, patatas vont bent y apionabo con rebozuelos, al final unas escamas de sal de oro por encima, brutal tanto en  el showcooking por parte del servicio de sala que te deja hipnotizado viendo la elaboración, como el plato que era pura lujuria

Empezamos con los postres con un helado de vainilla

La tartelette fondant de chocolate negro, el chocolate venia caliente, para los amantes del chocolate será un placer irrenunciable


Aquí vemos parte de cómo se elabora delante del comensal el siguiente postre

El tiramisú a la cuchara, a mí que no me gustan los tiramisús este es el único que me gusta

Como único peti un financier de cítricos


Y terminamos el post con esta imagen del restaurante con sus pirámides de espejo y con un hasta siempre Louis 1856


el menú presentación del RESTAURANTE LLUERNA (Santa Coloma de Gramanet)

Lluerna es uno de los restaurantes que más he recomendado y todo el mundo siempre ha salido encantado, lo reconozco es uno de mis restaurantes favoritos porque reúne todo lo que me gusta, buen servicio con una buena cocina y a precios muy ajustados y como tenía ganas de volver que mejor excusa que el motivo de una celebración, empezare hablando de algo que aunque tendría que ser lo normal no lo es tanto, reconozco que mi reserva era bastante complicada, éramos un grupo de 6 personas donde 5 realizaríamos el menú presentación y una realizaría carta por temas de salud que no le permite comer mucho, no nos pusieron ningún problema pero no solo eso, se pide si sería posible cambiar un plato del menú ya que nos gustaría probar uno específico y además hay una persona con algunas limitaciones alimentarias, nuevamente no tuvieron ningún problema se adaptaron a cualquier cambio que necesitase esa persona dentro del menú y para rematar quisimos cambiar los 2 postres ya que quisimos repetir el estupendo coulant de avellana y nuevamente no tuvieron ningún problema, me ha pasado que en algunos sitios por menos te ponen malas caras o incluso no se adaptan así que desde este blog y siendo consciente de lo complicado que puede resultar gestionar tantas peticiones quiero agradecer a Mar Gómez y todo el equipo de sala así como Víctor Quintillà y cocina por hacer que nuestra celebración fuese todo un éxito.
 
Ahora vayamos analizar que dio de sí esta nueva visita, en cuanto a los precios apenas han subido por lo que sigue siendo una opción muy interesante donde poder disfrutar de un estrellado y comer realmente bien, disponen de 4 menús, el menú degustación por solo 39,50 euros, menú vegetal por 52 euros, el menú presentación que fue la opción que cogimos nosotros por 57,50 y finalmente el menú lluerna por 75 euros, sin duda esta última todo un auténtico festival y por un precio ajustadísimo, en cuanto a la sala capitaneada por Mar Gómez encontré en esta visita un servicio mucho más afinado y mejor que mi anterior visita, la carta de vinos con bastantes referencias y con precios razonables teniendo en cuenta que tienen estrella Michelin no inflan demasiado los precios otro punto a favor, en cuanto a la cocina, su chef Víctor Quintillà creo que está en un momento excelente, el menú estuvo incluso mejor que mi anterior visita y mira que era difícil, me encanta esta cocina donde todos los platos están realmente buenos y donde el protagonista es el sabor y el producto, normalmente no tomo mucho pan en los menús para no llenarme demasiado pero aquí es imposible resistirse a mojar todos los jugos de los platos, es todo un acierto el estupendo pan de tritticum para acompañar esta cocina, cobran 3,10 euros por servicio de pan y aunque aquí no lo criticare ya que los precios de la carta están muy ajustados y me parece razonable, sugeriría que en los menús se sumara el precio y no se cobrara aparte, aunque pueda parecer una tontería porque es lo mismo os puedo asegurar que la sensación cuando llega la cuenta es más satisfactoria cuando no hay extras y en ocasiones imprevistos ya que el comensal ni lo sabía que se le cobraría tal concepto, como novedad os diré que ya están preparando su traslado pero tranquilos seguirán en santa Coloma, ya están realizando las obras en el nuevo local y se tiene previsto trasladarse sobre semana santa o así pero eso es orientativo porque ya se sabe que a veces las obras pueden sufrir retrasos pero vamos que el traslado antes de verano será seguro, solo espero que el traslado no conlleve una subida de precios aunque tendré que comprobarlo así que ya tengo excusa para volver a visitarlos, os recomiendo que valláis antes de que se trasladen no sea que suban precios y no podáis disfrutar de esta maravilla a los precios que actualmente tienen.

Menú Presentación 

 
Comenzamos con su ya clásico mojito sólido, melón osmotizado con mojito y ralladura de lima
 
La aceituna gordal rellena de campari con naranja, filosofía de vermut en un solo bocado
 
Para terminar el trio de aperitivos la espuma de bacalao
 
El primer entrante fue el tartar de atún sobre jugo de piparras, buen comienzo con ese sabor como de encurtido del jugo de piparras que estimula las papilas y que le sentaba genial al tartar perfectamente cortado y aliñado
 
Como una persona no podía comer el tartar se le cambio por este plato que era una Crema de calabaza con raviolis de Blau de Jotglar 
 
 
 
un plato que nos pusieron por petición era el rabo de cerdo ibérico con langostino de Sant Carles de la Rápita, aunque se ofrece con "espardenya" nos dijeron que con el langostino quedaba mejor así que aceptamos el reto, cuando me aseguran que algún plato esta mejor de alguna manera suelo ser más crítico pero reconozco que el langostino le quedaba estupendamente bien, el rabo deshuesado y recubierto con pan que le aportaba el punto crujiente, el sabor del rabo gelatinoso junto con el langostino funcionaba a la perfección, me recuerda al clásico mar y montaña catalán de pies de cerdo con escamerlanes pero este plato de rabo de cerdo es muchísimo mejor, el langostino estaba brutal, se nota que era fresca sobre todo cuando nos traen la cabeza aparte para chupar, no sé si con la espardeña estará mejor tendremos que probarlo en la próxima visita pero con el langostino es un platazo que catalogaría como "food porn" es más creo que esta entre los 3 mejores mar y montaña que un servidor a comido y he comido unos cuantos, sugeriría traer una toallita o un cuenquito con limón para limpiarse las manos después de chupar la cabeza, en este plato me termine el pan ya que rebañe hasta la última gota al igual que en el tartar de atún y me ofrecieron más que sin dudarlo acepte ya que aún me queda menú y todos los platos del menú son para mojar, el emplatado me recuerda a un plato probado en el Sant Pau de Carme Ruscalleda llamado gamba & tostada de mar que podéis ver haciendo click aquí, pero solo el emplatado ya que el plato es completamente distinto
 
a mitad del menú llego un plato que es pura lujuria, el coulant de patata, trufa, huevo ecológico y jugo de asado, cuando lo sirven enseguida llega el aroma de la trufa y al partirlo al igual que con un coulant sale como una crema de patata trufada junto con la gema del huevo que todo en conjunto estaba brutal, amén del tamaño perfecto porque el plato llena muchísimo, sin duda para los amantes de la trufa es un plato imprescindible, me gusta mucho el detalle de marcar cuchara en los platos para rebañar los jugos
 
el menú sigue manteniendo el nivelazo con la lubina de playa sobre espinacas eco y pil pil de almejas, aunque me pareció que vendría con almejas creo que el error fue mío de interpretación y que el pil pil era ligado con el jugo de las almejas, punto del pescado perfecto, el pil pil le sentaba genial, un plato de pescado redondo donde ningún elemento desentona y el pil pil no le roba protagonismo a la lubina al contrario la acompaña a la perfección, lo único que me falto fue que lo sirvieran con la piel bien crujiente
 
el siguiente plato fue el único que despertó división de opiniones y aunque a todos nos gustó, es un plato que para los que les guste de los sabores potentes lo amaran más que el resto, gamo con colmenillas a la crema y salsa perigueux, no había comido nunca el gamo y su sabor es muy potente, además la salsa perigueux lo potenciaba más aun por eso imagino que ponen esas hojas encima para rebajar un poco tanta potencia y refrescar el plato, la carne en punto perfecto estaba tierna y jugosa, venía con una enorme colmenilla que estuvo colosal, aquí volví a terminarme el pan, pedazo de menú donde ningún plato ha bajado el nivel, ahora tocan los postres
 
El primero fue este fresco y acido ceviche de mango y coco, muy buen postre de acidez y ligeramente picante aportado por el cilantro que aparte de refrescar, resetea el paladar del apartado salado y además le pega un empujón a las papilas para que saliven para el final del menú
 

Perfección técnica con el coulant de avellana, albaricoque y maracuyá, el coulant olía y sabía realmente a avellana los puntitos de albaricoque y el helado de maracuyá combinaban perfectamente, postre que ya habíamos tomado y que quisimos repetir
 
Para los cafés nos trajeron unos petis, la coca de llardons y chupito de infusión de canela con brandy
 
Y terminamos igual que empezamos con el bombón de mojito