EL VAIXELL cocina ampurdanesa con tintes modernos (Llança)

En la población costera del puerto de Llança muy cerca de donde está el gran bi-estrellado Miramar podemos encontrar un Bib Gourmand al que suelo acudir casi todos los veranos, su buen menú de 35 euros que consta de un desfile de tapitas para rematarlo con un arroz/suquet/pescado/fideua dependiendo del año van variando alguna opción, me resulta muy atractivo sobre todo porque nunca defrauda o mejor dicho casi nunca como comprobareis en el siguiente post, pero os hare una pequeña intró, entre semana podréis encontrar un menú mas económico por 22 euros que también merece la pena aunque yo ya que voy prefiero disfrutar del otro, también disponen de una buena carta con propuestas principalmente marineras Ampurdanesas, la carta de vinos con precios de partida de 15 euros y una selección de vinos más que suficiente para cubrir todos los gustos, en cuanto al servicio de sala, ese día note que faltaba personal, en sala apenas un camarero para toda la sala ayudado por el chef cuando normalmente suele haber por lo menos una persona más, aun y así el camarero que fue de culo toda la comida consiguió sacar el servicio de manera bastante eficiente y sin que apenas notásemos la ausencia de personal, quizás en cocina esta ausencia se notó algo mas debido al comienzo un tanto lento de los primeros aperitivos y algún que otro fallo en el principal que no debería y de echo nunca me había sucedido aquí, en cuanto al sitio es un pequeño restaurante de corte clásico pero con una cocina con tintes modernos

El menú escogido fue como os comentaba el de 35 euros que es muy coherente ya que traen una sucesión de tapas (en esta ocasión 7) para ir haciendo tiempo mientras preparan espléndidamente el principal, este año tenías 3 opciones de principal y puesto que éramos un grupo grande optamos por pedir los 3 principales así que ahora pasare a mostraros como transcurrió el menú 2017 de El Vaixell
Se comienza con el bombón helado de aceite de oliva del Ampurdán, bocado fresco ideal para el verano, se trata de una bola de helado con sabor a aceite, de primeras cuando lo tomas lo primero que notas es sensación a mantequilla helada (bien seguro que su composición principal es mantequilla)  hasta que no lo has tragado no te deja el regusto al aceite de oliva del enunciado
 
tardaron bastante tiempo entre la primera y la segunda tapita que es la lata de anchoa, tomate, verduritas y vermut, está costando arrancar el menú, en una lata traen una confitura muy texturizada que casi era gelatina de tomate y encima una anchoa con una brunoise de verduras, aparte traen pan de coca con tomate y un chupito de vermut, un bocado muy rico donde el dulzor de la confitura se contrarresta a la perfección con el salado de la anchoa, puesto encima del pan de coca estaba muy bueno y junto con el chupito este sí que es un buen principio de fiesta

La tercera también tardo algo de tiempo aunque ya no tanto y será a partir de este momento donde el menú coge buen ritmo hasta el principal, mil hojas de carne de buey de mar, espinacas, perfume de Asia y toques florales, con un mil hojas más fino y algo más de cantidad de carne de buey de mar sería un bocado redondo, aun y así estaba bastante bien, a partir de aquí las tapas fueron a más y no se bajó ni una pizca el nivel
El siguiente bocado estaba brutal, titulado viaje a Tokio... atún, caviar de arenque, salsa ponzu y brotes, lo dicho estaba buenísimo, en una de mis visitas anteriores ya me lo sirvieron pero algo distinto y con algún que otro detalle que no me convenció como el germinado de soja como podéis ver en mi post haciendo click aquí, en esta ocasión ha evolucionado hasta alcanzar la perfección, que no lo modifiquen que difícilmente lo van a mejorar
 
cristal de crocanti, foie, palomitas, garnacha y frutos del bosque, otro buen bocado donde el foie estaba perfectamente acompañado, el cristal crocanti aportando un toque de crunch, la reducción un poco dulce aunque nada raro ya que se suele ser acompañante habitual, la palomita aporta aparte del juego visual aporta un punto de sal que rebaja el dulzor del conjunto
 
Aunque la foto no le hace justicia la croqueta de chipirones con mayonesa de yuzu fue una de las mejores croquetas probadas por un servidor, de forma esférica y de consistencia perfecta junto con el punto cítrico aportado por el yuzu de la mayonesa que complementa muy bien al sabor del chipirón
 
Finalizamos el tapeo con esta buenísima vieira con reducción de tupinambo, aceite de chorizo y tinta de sepia, vieira en su punto perfecto de cocción estuvo genial para esperar el principal con ganas de disfrutar más
 
la cazuela de arroz a la marinera con cabra y buey de mar no convenció, punto del arroz pasado, sabor nada del otro mundo, es por eso que en la intró os decía que casi nunca defrauda, porque este año y por primera vez el arroz fallo, os aseguro que siempre he comido aquí grandes paellas y siempre he salido con buen sabor de boca pero este año no, y siendo la primera vez de muchas bien imagino que sería algo puntual de ese servicio y por supuesto volveré el próximo año para corroborar que ha sido algo aislado


un clásico marinero de la zona donde nos encontramos, suquet de "clavellada" con allioli "negat", si nunca lo habéis probado os lo recomiendo ya que es de los pocos sitios donde lo podréis encontrar y ejecutado con maestría, la clavellada o también llamada raya en castellano es un pescado de piel tersa con tan solo un cartílago central y de sabor muy elegante, todo esto viene con patatas y allioli negat, se llama negat porque se realiza de manera que se niega a ligarse o dicho de otra manera es un allioli que se corta de manera voluntaria dando como resultado este caldo o salsa de aspecto blanquinoso y turbio, este plato sí que estaba bueno
 
También estuvo a la altura el rodaballo salvaje de mar con ajetes, un rodaballo entero por persona donde estaba perfectamente cocinado con el punto de su piel crujiente
Ya en el apartado dulce, el carpaccio de piña con helado de canela nunca falla
 
El pecado de chocolate con frambuesas y fruta de la pasión era un lingote de chocolate con frambuesas enteras sobre él y confitura de las mismas y una espuma de fruta de la pasión, postre indicado para los amantes del chocolate.
Ya en los cafés nos tendrían que haber traído la trufa de chocolate como peti pero en esta ocasión no la trajeron, no sé si fue un descuido o que ya éramos los últimos del servicio y querían terminar ya


RESTAURANTE COMPARTIR "alta cocina marinera" (Cadaques)

De vuelta de mis vacaciones por el Ampurdán traigo un restaurante que no hace falta mucha presentación, capitaneado por quienes fueran los 3 últimos jefes de cocina y pilar fundamental creativo en el Bulli, ya lo explico quiénes son en mi post anterior sobre Compartir que podéis ver clicando aquí, comentar que son quienes tienen el restaurante Disfrutar en Barcelona donde dejan ver su lado más creativo y donde sin duda será uno de los próximos 2 estrellas Michelin de Barcelona, sin embargo aquí en Compartir se trata más de una cocina marinera bien ejecutada y con alguna que otra floritura calmada en favor del plato, decir que en esta ocasión acertamos de pleno con la elecciones y que además las sugerencias de la camarera fueron perfectas en cuanto a cantidades ya que si no nos habríamos pasado y eso da mucha rabia, decir que en esta ocasión acudimos 4 personas y que es la cantidad exacta para hacer lo que hicimos que consiste en unas 4/5 tapas a compartir y rematar con un arroz/fideua ya que por su relación calidad precio merece y mucho la pena, la cuenta con cafés y una botella de vino blanco ascendió a 53 euros por cabeza, precio muy bueno teniendo en cuenta todo lo tomado, no disponen de menú y la carta no es cara para lo que puedes encontrar por esta zona de la costa brava y la calidad que ofrecen, yo recomendaría compartir platos y probar muchas cosas, si no apetece arroz o fideua también puedes configurártelo con un pescado y una carne y se convierte en un auténtico menú degustación, el servicio fue ágil y muy amable con buen conocimiento de la carta y sabiendo recomendar y orientar a la perfección según gustos y preferencias
 
El montaje de mesa elegante pero informal creo encaja y redondea todo el conjunto
 

Empiezan con un coctel de bienvenida a base de fruta de la pasión con unas almendras






Primero escogimos unos tomates confitados, crema de parmesano y limón en forma de gelatina para refrescar el conjunto, para complementarlo te traen unas rodajas de galleta o pan de parmesano, ideal para comenzar y refrescante para estos días en los que el calor está apretando

 
La ostra a la japonesa con caldo dashi y unas huevas de salmón, como siempre en esta casa una gozada de ostras, aunque yo no como ostras eso me dijeron los que la comieron 

El buey de mar sin trabajo (se llama así porque ya viene sin la cascara) con aguacate y huevas de trucha, otro gran plato fresco y muy marinero

Sardinas marinadas con frambuesas, remolacha y pistachos, la sardiana enrollada con espuma de remolacha y una hojita de menta

Imprescindible el canelón de atún con sabores marinos, no dudéis en pedirlo no solo es pura belleza sino que está muy bueno también

Las navajas a la meuniére fueron brutales, completamente limpias de arena y cortada en 3 trozos para facilitar la degustación, el trocito con flor de hinojo recomiendo dejarlo como último bocado ya que le sentaba genial y deja un buen sabor de boca


Para terminar los aperitivos otro clásico este huevo de pollita con parmentier de patata y trufa negra, en verano este plato pierde ya que la aromatización aportada por la trufa es casi nula por otro lado lógico debido a la temporalidad

como principal cogimos todo un platazo, el arroz caldoso con bogavante y gracias al buen criterio de la camarera nos cogimos la ración de 2 personas para compartir entre 4 y fue todo un acierto ya que acabamos muy llenos pero no sobro nada, tengo que decir que es uno de los mejores arroces que un servidor a comido en mucho tiempo incluso mejor que en algunos grandes estrellados, punto del grano perfecto, sabor brutal y una enorme pieza de bogavante cortada en 4 trozos y sus pinzas enteras sin la carcasa, pura lujuria, para los amantes del arroz bien os merece la pena el viaje, rebañamos la olla hasta dejarla más limpia que cuando sale del lavavajillas


ya en el apartado dulce optamos por compartir los postres, chocobombas con helado de frambuesa, si no tenéis mucha hambre ya con este y unos cafés bien podríais rematar la comida, unos bombones que se deben comer de un solo bocado ya que al morderlos explotan y son líquidos en su interior


Perfección técnica en el coulant de avellana con sorbete de albaricoque


Para terminar crocanti de fruta de la pasión, un helado de chocolate rodeado por una espuma de fruta de la pasión, encima con almendras troceadas y el camarero lo espolvorea con cognac/brandy, los postres han mejorado respecto a mis anteriores visitas